Quien soy….?

10407808_10152911583453297_7969601221462859214_n

 

Quien soy….?

Soy solo este ser que se muestra, soy el Ser que ven los demás, soy el Ser que creo que soy? O seré el Ser que quiero que los demás crean que soy?

 

Parece confuso pero estas preguntas me llevaron a las profundidades buscando mi verdadero Yo. Y se convirtió en una suerte de rompecabezas donde para armar un lindo paisaje e integrar cada pieza hacía falta mucho Amor.

 

Amor para aceptar las partes negadas, autovaloración para reconocerse como parte de Dios. Es un camino que recorremos todos, con mayor o menor esfuerzo, con alegría o con sufrimiento  hasta darnos cuenta que ese verdadero Yo yace oculto entre egos, mandatos, condicionamientos externos, secuelas de viejas historias, dolores y experiencias. Y que al manifestarse es cuando realmente nos sentimos serenos, felices, en paz.

 

Cuando realmente hacemos lo que nos gusta. Cuando la alegría está siempre presente. Ese encuentro… es el que deseo compartir con ustedes y que ustedes compartan conmigo desde el más profundo Amor de ese Ser que Yo Soy verdaderamente.

 

Marta Villafañe

http://www.viajesdelalma.com.ar/

 

RITUAL DEL ESPIRITU DE LA NAVIDAD: 21 DE DICIEMBRE – Entre lo pagano, lo espiritual y lo astrológico

1495538_540409562717693_624993356_n

 

La Navidad, tal y como la conocemos hoy en día, se basa en la tradición religiosa del nacimiento de Jesús, la visita de los reyes magos y los milagros hechos por Santa Claus (San Nicolás).

 

Sin embargo, las fiestas navideñas sólo se empezaron a celebrar a partir de la Edad Media, y fue la Iglesia Católica de aquella época quienes fijaron la fecha en el 25 de Diciembre, precisamente para que los fieles prestasen menos atención a las fiestas paganas del solsticio de invierno y más a las celebraciones religiosas. Incluso el típico árbol de navidad tiene un origen celta.

 

Cosas que ocurren durante el solsticio de invierno

 

 

El solsticio de invierno es el día más corto del año, para el hemisferio norte y el mas largo para el hemisferio sur. Esto es así porque se trata del momento en que la tierra está más inclinada con respecto al sol, y por ello recibe menos o mas luz.

Antiguamente este momento era considerado por muchas culturas como el inicio del año, y ese es el motivo de las celebraciones.

 

En la cultura celta, la festividad del solsticio de invierno recibía el nombre de Yule. El Yule designa el momento en que la rueda del año está en su momento más bajo, preparada para subir de nuevo.

 

En Escandinavia existía la tradición de celebrar el Yule con bailes y fiestas. También se sacrificaba un cerdo en honor de Frey, dios del amor y la fertilidad, que según la creencia controlaba el tiempo y la lluvia.

 

Durante la festividad de Yule era tradicional quemar el tronco de Yule, un largo tronco de árbol que iba ardiendo lentamente durante toda la temporada de celebraciones, en honor del nacimiento del nuevo sol. De  esa tradición proceden los pasteles en forma de tronco (troncos de chocolate) que hoy en día se comen en Navidades, en algunos países.

 

Los antiguos celtas creían que el árbol representaba un poder, y que ese poder protegía y ayudaba al árbol. Los bosques sagrados servían como templo a los germanos.

 

Para los galos, la encina era un árbol sagrado sobre el que los druidas, sacerdotes celtas guardianes de las tradiciones, recogían el muérdago siguiendo un rito sagrado.

 

Esta tradición, heredada a través de los siglos, sirvió de inspiración para el actual árbol de Navidad.

 

Hoy día,  hay algunas tradiciones donde se cree que cuando ocurre el solsticio de invierno, la luz triunfa sobre las tinieblas y el universo se llena de gran energía solar, por lo que se aprovecha tradicionalmente en todo el mundo, para hacer importantes peticiones para el venidero año, acompañadas de un rito que evoca a las hogueras que se prendían en la antigüedad en honor al nuevo sol.

 

Según la mitología griega, la cabra Amaltea amamantó a Zeus, y éste en agradecimiento la colocó en la constelación de Capricornio.

 

Es por ello, que al décimo signo del zodíaco, que marca el inicio del frío y duro invierno, se le asigna por su naturaleza, gran importancia para el alcance de logros.

 

Relata la leyenda que este día la energía solar irradia su alegría, prosperidad y abundancia, recogiendo los deseos que se le hagan de todo corazón en forma de carta para el futuro año. Es una gran oportunidad que se presenta sólo una vez al año y que todos deberíamos realizar para aprovechar sus maravillosos beneficios.

 

De todo lo descrito es que surge el Ritual del Espíritu de la Navidad.

 

Este Jueves 21 de Diciembre de 2017, a las 12:28 p.m. para Venezuela, es justo el momento en que el Sol entra en el Signo de Capricornio, y es justo a partir de ese momento, que debemos comenzar a realizar el ritual que a continuación les describo. Y para aquellos que están en otro país, la hora GMT es 16:28… recuerden que deben sumar o restar su diferencia horaria según sea el caso.
Ahora bien, en vista de que este año es al mediodía, preparas todo en la mañana y lo celebras ya sea con un almuerzo o una cena, teniendo tu casa preparada para que entre la hermosa energía e impregne toda tu casa.

 

En este link podrás encontrar la diferencia horaria, solo tendrás que buscar tu país, en caso de que no esté en la tabla publicada.
http://www.horlogeparlante.com/hora-caracas-venezuela-HORAespa%C3%B1ol3646738.html

POR EJEMPLO: VENEZUELA TIENE UNA DIFERENCIA HORARIA GMT/UTC DE -4:00 HORAS CON RESPECTO A LAS 16:28 GMT DEL Jueves 21 DE DICIEMBRE, POR ESO PARA VENEZUELA LA HORA ES DE 12:28 P.M.

DIFERENCIA HORARIA DE LOS PAÍSES QUE MÁS NOS VISITAN Y LA HORA DEL RITUAL PARA ELLOS:

PAÍS CIUDAD GMT/UTC DE VERANO GMT/UTC FUERA DE VERANO HORA DEL RITUAL / 21 DE DICIEMBRE

Hora Militar

ARGENTINA BUENOS AIRES – 3 H 13:28
CHILE SANTIAGO –  3 H – 4 H 13:28
COLOMBIA BOGOTÁ –  5 H 11:28
CUBA LA HABANA – 5 H 11:28
ECUADOR QUITO – 5 H 11:28
ESPAÑA MADRID + 2 H + 1 H 17:28
CANARIAS + 1 H 16:28
ESTADOS UNIDOS WASHINGTON

/MIAMI

– 4 H – 5 H 11:28
MÉXICO CIUDAD DE MÉXICO – 5 H – 6 H 10:28
PERÚ LIMA – 5 H 11:28
PARAGUAY ASUNCIÓN – 4 H 12:28
PANAMÁ CIUDAD DE PANAMÁ – 5 H 11:28
URUGUAY MONTEVIDEO – 3 H 13:28

 

  1.  Primero que nada, tómense el tiempo de realizar su carta antes de esa hora, para leerla en silencio en ese momento y poner toda la energía en todas las cosas que allí plasmen.

 

  1.  La casa donde se llevará a cabo el ritual, debe estar limpia y ordenada, prender inciensos de limón de adentro hacia afuera y colocar música para armonizar todos sus espacios.

 

  1.  Prepara una comida especial, para agradecer a Dios todo lo que te ha concedido hasta ahora y recuerda que en la mesa no debe faltar, mandarinas, arroz y lentejas, estas pueden estar diseminadas por toda la mesa, evocando la abundancia.

 

  1.  Antes de las 12:28 p.m., en el caso de Venezuela,  puedes prender inciensos, esencias y velas de mandarina, para impregnar el ambiente de la energía de prosperidad.

 

  1. Formato de la carta:

 

*.  SALUDO: Preparémonos mentalmente y aceptemos en nuestro corazón a la suprema personalidad de DIOS.

 

*. CONFESIÓN: Pide perdón ante el Señor de todo corazón por las faltas reconocidas y aún por las que no reconoces, ofrece y proponte corregirlas de veras. Perdona de todo corazón a todo el que tú creas que te ha hecho algo que te ha disgustado, perdona de veras. Haz un acto de amor y gratitud ante ese Dios paciente que siempre está dispuesto a perdonar.

 

*.  PETICIONES

1. PARTE

 Pide todo lo que desees eliminar de tu vida, como imperfecciones, enfermedades,  tristezas, odios, pobrezas, todo lo que te esté molestando. Vaciando lo negativo de tu vida, para darle espacio a las cosas positivas.

2. PARTE.

 Solicita todo lo bueno que desees para tí, familia, amigos  y humanidad. Amor, paz, salud, inteligencia, compresión. Pide por Venezuela, por las enfermedades incurables, etc.

 3. PARTE.

 Solicita todo lo material, sin restricciones, siendo bien específico.

 

*. DESPEDIDA

ORACIÓN: “QUE QUEDEN DECRETADOS, RECIBIDOS Y BENDECIDOS ESTOS DESEOS: ASI SEA!

 

Evocando las hogueras que se realizaban en la antigüedad en honor al nacimiento del nuevo SOL, debemos realizar estas cosas:

 

*. Prendamos cada uno de los presentes la vela que trajo y dejarlas allí, hasta que se consuman.

 

*. Si los participantes tienen sus cartas del año anterior, pueden colocarlas en una vasija de barro o peltre y quemarlas, dejando el pasado atrás y preparándonos para recibir el futuro, para aquellos que han hecho sus CHEQUES DE LA ABUNDANCIA, este es el momento de quemarlos.

*. La carta de este año deberemos guardarla en un lugar bien secreto y confidencial, hasta el año próximo, si lo deseas puedes releerla las veces que quieras, para ayudarte en tus meditaciones diarias y darle más fuerza a la realización de tus deseos.
*. Y no dejes de abrir todas las puertas y ventanas a la hora en que ocurre el Solsticio para darle la Bienvenida a esa hermosa energía.
¡Y para aquellos que me han preguntado qué hacer con el CHEQUE DE LA ABUNDANCIA del mes de DICIEMBRE, pues les cuento, que ese es el único que no quemo… sino que lo guardo donde siempre guardo mis cheques, para dejar al UNIVERSO y a LA LEY DE LA ATRACCIÓN hacer su trabajo en pro de mi bienestar y del mundo!

Durante todo el Jueves 21, demos la bienvenida a esta hermosa energía que circula, nos invade, cojamos su mano y dejemos que nos envuelva. Olvidemos los aspectos superfluos y triviales de la vida y centrémonos en lo esencial: ser mejores con nosotros mismos y con los demás. Y de esta forma estaremos más cerca de alcanzar la luz.

 

Un abrazo desde el corazón,

Blanca De León

https://conociendotualma.blogspot.com

 

Nueve pasos para poner en acción la Llama Violeta

pilar-violeta.jpg

 

  1. Dedica tiempo todos los días para utilizar la llama violeta.

Puedes usar los decretos de llama violeta en cualquier lugar, en cualquier momento― en tu carro, mientras haces los quehaceres o antes de acostarte. De hecho, simplemente repetir un mantra de llama violeta cuando te sientas tenso, cansado o irritado puede ayudarte mucho.

Pero recibes el mayor beneficio de la llama violeta si dedicas, por lo menos, quince minutos al día para decretar sin interrupción.

Lo mejor es decretar en un lugar dedicado al trabajo espiritual, como una capilla o un cuarto limpio, bien ventilado e iluminado. Una luz pobre, el polvo, el desorden y aire viciado impiden el flujo de energía espiritual.

En tu altar, puedes colocar velas, cristales, flores y fotografías de santos, los maestros ascendidos y tus seres amados.

 

  1. Inicia tu sesión de llama violeta con una oración.

Antes de comenzar tus decretos, da una oración o invocación, pidiéndole a los maestros ascendidos, a los ángeles y elementales, que vengan a ayudarte.

Los elementales son espíritus de la naturaleza del fuego, aire, agua y tierra responsables de cuidar nuestro planeta. Los elementales que representan el elemento fuego se llaman salamandras; los que representan el elemento aire, sílfides; los que representan el elemento agua, ondinas; los que representan el elemento tierra, gnomos. Se ponen felices cuando pueden ayudarnos a limpiar tanto nuestras auras como el planeta, con la llama violeta.

 

  1. Invoca protección antes de comenzar a usar la llama violeta.

Los maestros enseñan que cuando manifestamos más luz, la luz atrae la oscuridad, como si fuera un imán. Así que necesitas sellar tu aura con la energía de protección blanca y azul. Una de las mejores maneras de hacer esto es invocando el tubo de luz y la protección del Arcángel Miguel.

Haz tu decreto del tubo de luz cada mañana y repítelo según se requiera durante el día. Al darlo, visualiza la deslumbrante luz blanca desde tu Presencia YO SOY, la Presencia de Dios sobre ti, formando una pared impenetrable de luz a tu alrededor.

Tu oración al Arcángel Miguel puede ser tan sencilla como decir “Arcángel Miguel, ¡Ayúdame! ¡Ayúdame! ¡Ayúdame!”. Como el Arcángel del primer rayo, el Arcángel Miguel encarna las cualidades de la fe, la protección, la perfección y la voluntad de Dios. El Arcángel Miguel me ha salvado la vida docenas de veces que yo sepa y, probablemente, miles de veces que yo no sepa.

Así que da tus decretos con alegría y gusto, sabiendo que cuando invocas al Arcángel Miguel y sus legiones de ángeles, ellos estarán a tu lado inmediatamente.

 

  1. Empieza tus decretos a la llama violeta con un preámbulo.

El preámbulo de un decreto es como una invitación. Le pedimos amorosamente a los seres de la llama violeta—maestros ascendidos y ángeles—que nos ayuden y nos guíen.

Generalmente empezamos nuestros decretos diciendo, “En el nombre de la amada poderosa y victoriosa Presencia de Dios, YO SOY en mi, y mi propio amado Santo Ser Crístico…” e incluimos a nuestros maestros y santos favoritos. Nuestra conexión con ellos es por medio de nuestra Presencia YO SOY y Santo Ser Crístico.

La Presencia YO SOY es nuestra Presencia de Dios permanente y perfecta. El Santo Ser Crístico es nuestro Ser Superior y maestro interno que inicia y guía a nuestra alma en su sendero hacia la unión con Dios.

Aquí hay un preámbulo que puedes usar y al que le puedes agregar lo que necesites:

 

En el nombre de la amada poderosa  y victoriosa Presencia de Dios, YO SOY en mí, y de mi propio amado Santo Ser Crístico, invoco al amado Saint Germain y a los ángeles del séptimo rayo. Les pido que___________. Pido que mi invocación se multiplique y se utilice para asistir a todas las almas sobre este planeta que estén necesitadas. Les doy las gracias y lo acepto hecho en este momento con pleno poder, según la voluntad de Dios.

 

  1. Haz el decreto lentamente para comenzar y luego con mayor velocidad al repetirlo  varias veces.

La primera vez que des un decreto, repítelo lentamente y deliberadamente. Dota cada palabra con un intenso amor a Dios. Es muy poderoso dar el decreto lentamente. Pero existe un poder diferente que viene a medida que gradualmente aumentas la velocidad y subes el tono del decreto.

Mark Prophet comparaba esta aceleración con un tren. Comienza con “chu…chu” y en poco tiempo sigue con “chu-a-chu-a chu” y luego “¡chu-chu-chu-chu-chu!” Mientras más rápido vas, mayor es la acción.

Al aumentar la velocidad de tus decretos, encontrarás que son más efectivos para elevar tu vibración. Aumentar la velocidad no debe ser artificial. Se debe sentir como algo natural; el decreto debe de acelerarse por sí mismo.

Si usas cualquiera de las grabaciones de “Salva al mundo con llama violeta”, escucharás la forma correcta de aumentar la velocidad.

 

  1. Utiliza visualizaciones para asistir tu trabajo espiritual.

La mayoría de las personas no ven la acción de la llama violeta con sus ojos físicos. Pero cuando cierras tus ojos y te concentras en el centro de energía entre las cejas, algunas veces puedes “ver” con tu ojo interno, a la llama violeta trabajar.

Para la gente que ha desarrollado su visión espiritual, la llama violeta se ve como un fuego, en colores que varían desde el índigo oscuro, amatista brillante y un rosa violeta. Puede que veas como estas llamas consumen el desecho kármico.

Algunas veces, imaginarse que este desecho son pedazos de madera o pedazos de una sustancia como alquitrán que se desprenden de tu cinturón electrónico y chisporrotean en el fuego es muy útil. Dan volteretas y rebotan y se desaparecen en una ráfaga de humo blanco.

Una vez que has memorizado algunos de los decretos de la llama violeta, puedes cerrar tus ojos e intentar esta visualización.

 

Un Pilar de Llama Violeta

Cuando invocas la llama violeta, te puedes visualizar rodeado de un pilar de llama violeta de un diámetro de seis pies y de una altura de nueve pies. Se puede extender desde debajo de tus pies hasta más allá de tu coronilla.

Observa cómo la llama violeta cobra vida como si estuvieras viendo una película. La llama se eleva y pulsa a tu alrededor en diferentes tonos de morado, rosa y violeta.

Alrededor de este pilar de llama violeta puedes ver tu tubo de luz, un pilar aun más grande de luz blanca que protege y sella la llama violeta.

Mantén esta visualización en mente mientras decretas y durante el día. Cada vez que pienses en ella, estas reforzando esta imagen.

 

  1. Utiliza la llama violeta todos los días.

Uno de los momentos mejores para dar tus decretos es temprano en la mañana. Encontrarás que si decretas al comenzar la mañana, tendrás un día mas fluido. Puedes específicamente pedir la transmutación de cualquier problema mental, emocional o físico que estés enfrentando en tu vida. Puedes trabajar en las relaciones con tus amigos y seres queridos.

 

  1. Utiliza la llama violeta para sanar los registros de vidas pasadas.

Después que hayas dado la llama violeta por un tiempo, puede que te acuerdes de vidas pasadas. Acordarse de una vida pasada no es algo que se debe tomar a la ligera. Cuando tienes consciencia de una vida pasada, el karma (positivo o negativo) de esa vida surge a la superficie.

El karma negativo es como una caja de pandora. Una vez que la abres, vas a querer arremangarte y usar tu tiempo en servir a la vida y llamar a los ángeles de la llama violeta todos los días para transmutar el desecho kármico. Se pueden requerir, solamente, seis meses de decretos concentrados de llama violeta, para equilibrar el karma de una vida pasada. Esto es en realidad un gran don que nos dio Saint Germain.

Al dar la llama violeta, imágenes de vidas pasadas pueden pasar por tu mente. Puedes ver como eras en épocas lejanas. O solamente puedes recibir la impresión que estuviste en una época o lugar en particular.

Si los registros son dolorosos― y en general lo son, porque tu alma esta pidiendo la resolución―puedes sentir tristeza y arrepentimiento. Pero también te sentirás liberado porque sabes que, al dar tus decretos de llama violeta, estas transmutando los registros de tu karma pasado.

Cuando recuerdes estos registros, no trates de reprimirlos. En cambio, enfoca tu atención en la luz de tu corazón. Imagina que el registro es saturado con la llama violeta hasta que la forma desaparezca. Entonces, suelta el registro y deja que un brillante sol blanco lo remplace en el ojo de tu mente.

Es importante no sentirse abrumado por el registro negativo de una vida pasada. Todos hemos cometido errores en el pasado, de lo contrario, no estaríamos aquí el día de hoy. Perdónate a ti mismo y avanza. Siéntete agradecido que estas aquí y que tienes la oportunidad de borrar esos registros con la llama violeta.

Una vez que empieces, continua. Con un solo paso se comienza la caminata de mil millas. Cada vez que transmutas los registros de una vida pasada con la llama violeta, obtienes un nuevo sentido de liberación de tu alma. Y poco a poco te darás cuenta de que estás asumiendo el mando del destino de tu alma.

 

  1. Aumenta el ámbito de tus invocaciones para que incluyan la limpieza del desecho kármico en tu hogar, tu vecindario y el planeta.

A medida que practicas dirigir la llama violeta para ayudar a los demás, puedes comenzar a ver tu aura como una fuente de llama violeta donde pueden venir a beber todos los que conozcas. Recuerda tener siempre esa llama violeta disponible para quien la necesite.

La llama violeta no solo disuelve tu propio karma, sino que también puede disolver el karma de un grupo o del planeta, como las guerras o las injusticias acumuladas.

La gente tiene experiencias diferentes cuando usa los decretos de llama violeta. Algunos los repiten con diligencia por meses antes de recibir alguna confirmación de que los decretos están funcionando. Otros, obtienen resultados espectaculares la primera vez que abren su boca.

Puedes organizar tu rutina de llama violeta en comunión con tu Ser Superior. Puedes agregar la llama violeta a tus oraciones o meditaciones diarias, cualesquiera que sean.

Espero que puedas experimentar la alegría de convertirte en una de miles de personas por todo el mundo, que han transformado su vida con este solvente milagroso ― el regalo más grandioso de Dios para el universo.

 

Fuente:  http://fincadespertares.blogspot.com

Que es un Sanador ?

Sanador Curandero Curador.jpeg

 

El sanador no es realmente un sanador porque él no es quién actúa.

 

La sanación sucede a través de él; él solamente tiene que desaparecer.

 

En realidad, ser un sanador significa no ser.

 

Cuanto menos eres, mejor es la sanación.

 

Cuanto más eres, más bloqueado está el vehículo.

 

Dios, o la totalidad, o como prefieras llamarlo, es el sanador: el sanador es el todo…

 

Una persona enferma es aquella que ha desarrollado bloqueos entre ella misma y el todo, y es por eso que está desconectado. La función del sanador es volverle a conectar.

 

Pero cuando digo que la función del sanador es volverla a conectar no me refiero a que es el sanador quien tiene que hacer algo.

 

El sanador es sólo un vehículo. Dios es el sanador.

 

El sanador está conectado con el todo, por eso puede convertirse en un vehículo.

 

El sanador toca el cuerpo de una persona enferma y se convierte en un enlace entre el paciente y la fuente.

 

Si el sanador es una persona de conocimiento, que entiende el proceso, no sólo puede ayudar al paciente a sanar, sino que además puede ayudarle a conectarse con la fuente de donde procede la sanación.

 

Por: OSHO

Biodescodificacion

Cortesía: Jennifer Prato

 

Visto en: http://conociendotualma.blogspot.com/

La Naturaleza de la “Realidad”

1798764_734601876647043_5932438937623580536_n.jpg

 

Creo que decir que alguien comprende la verdadera naturaleza de la realidad es pecar de ingenuo. Hay sabios en el mundo, y si hay algo que nos han dejado claro, es que la incertidumbre y la ignorancia que tenemos sobre el Universo es lo único seguro. Somos pequeños en un mundo/contexto quizás infinito.

 

Sin embargo, se puede hacer una aproximación sencilla a algunas cosas que suenan a “verdad”. Dicen que verdad es aquello que es útil en un momento y contexto dado. Hay conocimientos e ideas que nos hacen sentido, que nos abren los ojos, que resuenan y despiertan una felicidad dentro de nosotros. Esas cosas son las que a continuación pretendo describir, siempre recordando que son suposiciones y que no tengo la más mínima idea de si lo que estoy expresando es cierto. Escribo con la esperanza de que estas palabras puedan ser útiles.

 

La “realidad” responde a lo que nosotros esperamos de ella. Es decir, vivimos es un escenario que es maleable, modificable, una configuración energética que toma forma según lo que nosotros, que somos creadores de realidad, queramos manifestar. Nuestra mente viene siendo una herramienta que usa los pensamientos para darle forma a lo que va pasando. En donde centramos nuestra atención, allí va nuestra energía, y eso termina manifestándose en nuestra vida.

 

Somos seres espirituales viviendo una experiencia terrena. El planeta y el Universo completo son una “materialización” del espíritu. Por ende nuestra esencia es luminosa. Encarnamos en este plano para realizar un aprendizaje. La realidad terrena es sagrada, una verdadera escuela donde la principal tarea es recordar lo que somos.

 

El Mundo de “afuera” es un espejo que nos devuelve o refleja lo que llevamos “adentro”. Lo que nos molesta en otros, es aquello que no toleramos de nosotros mismos. Nuestras enfermedades y traumas nos están hablando de un proceso profundo que necesita expresarse y que utiliza un lenguaje que podamos comprender. Un cáncer en la garganta puede significar que nos hemos pasado la vida guardando un secreto que tiene que salir o que no hemos sido capaces de expresarnos adecuadamente.

 

La mente comprende la metáfora, y más aún, se puede usar la metáfora (los símbolos) para canalizar procesos internos. Dado que la realidad responde a la mente, y la mente funciona utilizando símbolos, podemos hacer uso de los mismos para expresarnos y sanar nuestros procesos. Por ejemplo: realizar ceremonias para marcar fin/comienzos de ciclos. Otro ejemplo es lo que Alejandro Jodorowsky llama “psicomagia”, que consiste en utilizar actos simbólicos para deshacerse de límites mentales.

 

Somos parte de una trama energética. Todo lo que hacemos, pensamos, decimos, todos los procesos de la naturaleza tienen asociada una energía. Esa energía es la que se materializa y se trasforma en nuestra realidad. Esa energía es manipulable, canalizable, maleable, responde a nuestro pensamiento. Por ende el lenguaje (hablado y simbólico) que es una forma de expresar una energía, es creador de realidad. De aquí se desprende la importancia de bien. Decir (bendecir), hablar bien, usar cuidadosamente las palabras, porque todo tiene una energía asociada y termina moviendo otras energías.

 

La ciencia y la religión no son enemigas. Los últimos avances de la ciencia (sobre todo de física cuántica) dan luz sobre los conceptos que se han comentado. La realidad es una trama energética y la materia responde al pensamiento. Religión y ciencia tienen un punto en común: la espiritualidad. Si a la religión le sacamos los dogmas, y a la ciencia le quitamos la racionalidad extrema, ambas dejan ver que la naturaleza de la realidad se parece a lo que ya hemos dicho.

 

Todo es Uno. Somos parte y todo al mismo tiempo. Somos expresiones de un todo, dentro de cada átomo de cada ser vivo y no vivo del Universo se encuentra en potencia el Universo entero. Una semilla es un bosque. Es imposible hablar de “individualidad”, somos seres interconectados, que dependemos unos de otros. Las relaciones energéticas que nos conectan son la trama y motor de la vida.

 

Lo que llamamos magia o eventos “sobrenaturales” son solo aquellas expresiones de la realidad que nuestra limitada percepción nos impide ver. Hay que abrirse a nuevos lenguajes, hay que aprender a ver. Somos creadores, somos magos.

 

Estas ideas me han sido útiles y creo que he vivido situaciones donde he tenido atisbos de su veracidad. Las comparto con la esperanza de que puedan ser útiles para otros.

 

Nicolás Tamayo

Fuente: http://elcaballogriego.wordpress.com/

Tomado de: http://www.periodicodecrecimientopersonal.com/la-naturaleza-de-la-realidad/

 

 

 

 

 

La Línea Sacra de San Miguel Arcángel

ANG12

Una misteriosa línea imaginaria une siete monasterios relacionados con los ángeles, desde Irlanda hasta Israel. ¿Es solo una coincidencia? Son siete santuarios lejanísimos entre sí, y sin embargo, perfectamente alineados.

 

Siete santuarios unidos por una línea recta: ¿la “Espada de San Miguel”?

La Linea Sacra de San Miguel Arcángel marca, según la leyenda, el golpe de espada que el Santo infligió al Diablo para enviarlo al infierno, tras una apocalíptica batalla en los cielos.

 

En todo caso es sorprendente la disposición de estos santuarios en la línea: los tres sitios más importantes, Mont Saint Michel en Francia, la Sacra de San Miguel en val de Susa y el santuario de Monte Sant’Angelo en el Gargano están todos a la misma distancia. Una advertencia del Santo Arcángel para que se respeten siempre las leyes de Dios y los fieles prosigan en la rectitud. Además, la Linea Sacra está en perfecta alineación con el ocaso del sol en el día del Solsticio de Verano.

 

 

Skelling Micheal (Irlanda)

El trazado comienza en Irlanda, en una isla desierta, donde el Arcángel Miguel se habría aparecido a san Patricio para ayudarle a liberar a ese país del demonio. Y aquí surge el primer monasterio: el de Skellig Michael (“roca de Miguel”)

web-star-wars-monastery-ireland-michael-skellig-cc-2.jpg

 

 

Saint Micheal’s Mount (Inglaterra)

La línea se dirige después hacia el sur y se detiene en Inglaterra, en St. Michael’s Mount, un islote de Cornualles que con la marea baja se une a tierra firme. Justo aquí, san Miguel habría hablado a un grupo de pescadores.

st_michaels_mount  Saint Micheal’s Mount (Inglaterra).jpg

 

 

Mont Saint Michel (Francia)

La línea sacra prosigue después en Francia, en otra célebre isla, en Mont Saint-Michel, también él entre los lugares de aparición del Arcángel Miguel. La belleza de su santuario y de la bahía en que surge en la costa de Normandía lo convierten en uno de los sitios turísticos más visitados de toda Francia, y es patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1979. Este lugar ya desde tiempo de los galos estaba lleno de fuerte misticismo, después en el año 709, el Arcángel se apareció al obispo Avranches, San Auberto, intimándole a que construyera una iglesia en la roca. Los trabajos comenzaron, pero hasta el año 900 no se construyó la abadía benedictina.

mont_st_michel__jetc3a9e_par_marc3a9e_haute  Mont Saint Michel (Francia).jpg

 

 

Sacra Di San Michele (Italia)

A unos 1000 kilómetros de distancia, en Val de Susa, Piamonte, surge el cuarto santuario: la Sacra di San Michele. La línea recta une también este lugar sagrado al resto de los monasterios dedicados a san Miguel. La construcción de la abadía empieza en torno al año mil y, en el curso de los siglos, se han añadido nuevas estructuras. Los monjes benedictinos la desarrollaron añadiendo también la hospedería, pues este santo lugar estaba en el camino de los peregrinos que iban por la vía Francígena.

Sacra-Di-San-Michele  Italia.jpg

 

 

Santuario Di San Michele Arcangelo (Italia)

Trasladándose otros mil kilómetros en línea recta, se llega a la Puglia, al Gargano, donde una caverna inaccesible se ha convertido en lugar sagrado: el Santuario de San Miguel Arcángel. El Santuario comenzó alrededor del año 490, cuando ocurrió la primera aparición del Arcángel Miguel a san Lorenzo Maiorano.

santuario_san_michele_arcangelo Italia

 

 

Monasterio de Symi (Grecia)

Desde Italia, la huella del Arcángel llega al sexto santuario, en Grecia, en la isla de Symi: aquí el monasterio alberga una efigie del santo ángel de tres metros de alta, una de las más grandes del mundo.

Monasterio de Symi (Grecia).jpg

 

 

Monasterio del Carmelo (Israel)

La línea sacra termina en Israel, en ll Monasterio del Monte Carmelo en Haifa. Este lugar es venerado desde la antigüedad, y su construcción como santuario cristiano y católico se remonta al siglo XII.

1200px-notre-dame_du_mont-carmel_6 Israel.jpg

 

Vía » aleteia.org

 

Visto en:  https://www.infomistico.com

La Gran Invocación: Uso y significado

lgi_wesak_tradicional

 

La belleza y la fuerza de esta Invocación reside en su sencillez y en que expresa ciertas verdades fundamentales: la verdad de la existencia de una inteligencia básica a la que vagamente damos el nombre de Dios; la verdad de que detrás de todas las apariencias externas, el Amor es el poder motivador del Universo; la verdad de que vino a la Tierra una gran Individualidad, llamada Cristo por los cristianos, que encarnó ese amor para que pudiéramos comprenderlo; la verdad de que el amor y la inteligencia son ambos efectos de la Voluntad de Dios; y, finalmente, la verdad eminente de que el Plan divino sólo puede desarrollarse a través de la humanidad misma.

 

Toda la Invocación se refiere a ese inminente, influyente y revelador depósito de energía, causa inmediata de todos los acontecimientos sobre la Tierra, que indican el surgimiento de algo nuevo y mejor; estos acontecimientos demuestran el avance de la conciencia humana hacia una mayor luz.

 

Por lo general, el llamado invocador ha sido hasta ahora de naturaleza egoísta y formulado momentáneamente. Los hombres oraron para sí mismos, invocaron la ayuda divina para quienes ellos amaron, y dieron a sus necesidades fundamentales una interpretación material. Esta Invocación es una plegaria mundial, no contiene ninguna demanda personal ni anhelo invocador transitorio; expresa la necesidad de la humanidad y supera todas las dificultades, dudas e interrogantes, llegando directamente a la Mente y al Corazón de Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser; Aquel que permanecerá con nosotros “hasta que el último cansado peregrino haya encontrado su camino al hogar”.

 

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes de los hombres
Que la Luz descienda a la Tierra.

 

La primera estrofa se refiere a la Mente de Dios como punto focal para obtener luz divina. Esto concierne al alma de todas las cosas. El término alma con su máximo atributo de iluminación, incluye al alma humana y a ese punto culminante que consideramos como el alma “influyente” de la humanidad, que aporta luz y difunde la iluminación. Es necesario tener presente que la luz es energía activa.

 

Cuando invocamos la Mente de Dios y decimos: “Que afluya luz a las mentes de los hombres, que la Luz descienda a la Tierra”, expresamos una de las grandes necesidades de la humanidad y, si la invocación y la plegaria encierran algún significado, la respuesta vendrá con toda seguridad y certeza. El hecho de que los pueblos, en todo momento y en todas las circunstancias, sienten la necesidad de implorar a un Centro espiritual invisible, es una señal de que dicho centro existe: La invocación es tan antigua como la humanidad misma.

 

Cristo dijo que los hombres “prefieren la oscuridad a la luz, porque sus obras son malas”. Sin embargo, la gran belleza que emerge actualmente, reside en que la luz llega a todo lugar oscuro, y nada de lo que está oculto quedará sin revelar. Los pueblos reconocen la oscuridad y la miseria actuales, y por consiguiente dan la bienvenida a la luz. Una de las mayores necesidades hoy en día consiste en iluminar las mentes humanas a fin de que vean las cosas tal cual son y comprendan los correctos móviles y la forma de establecer rectas relaciones humanas. En la luz que trae la iluminación, eventualmente veremos la luz y llegará el día en que millares de seres humanos e innumerables grupos, podrán decir con Hermes y con Cristo: “Yo soy (o somos) la luz del mundo”.

 

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya Amor a los corazones de los hombres
Que Cristo retorne a la Tierra.

La segunda estrofa concierne al Corazón de Dios y se refiere al punto focal de amor. El “corazón” del mundo manifestado en la Jerarquía espiritual: ese gran agente transmisor de amor a todas las formas de la manifestación divina.

 

Amor es una energía que debe llegar a los corazones de los hombres e impregnar a la humanidad con la cualidad de la comprensión amorosa; cuando el amor y la inteligencia se unen, se dice que expresan eso.

 

Cuando los discípulos estén activos y sean reconocidos por Cristo, llegará el momento en que nuevamente Él podrá caminar abiertamente entre los hombres; podrá ser reconocido públicamente y realizar así Su tarea en los niveles externos e internos de la vida. Al despedirse de Sus discípulos, Cristo les dijo: “Estaré siempre con vosotros, aún hasta el fin de la era”.

 

Cuando Cristo venga, florecerá activamente la conciencia crística. Él liberará la fuerza y distintiva energía del amor intuitivo en la conciencia humana. Los resultados de esta distribución de energía, serán dos:

 

Primero, la energía activa de la comprensión amorosa movilizará una enorme reacción contra la potencia del odio. El odio, la separatividad y la exclusión, serán considerados como el único pecado, pues se reconocerá que los denominados pecados derivan del odio o de su consecuencia, la conciencia antisocial. Segundo, innumerables hombres y mujeres de todos los países, se unirán en grupos para promover la buena voluntad y establecer rectas relaciones humanas. Su número será tan grande, que de una minoría pequeña y relativamente poco importante, se transformará en la más grande e influyente fuerza del mundo.

 

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

 

En la tercera estrofa tenemos una plegaria para que la voluntad humana pueda estar de acuerdo con la voluntad divina, aunque no sea comprendida. Estas tres líneas indican que la humanidad no puede captar todavía el propósito de Dios, ese aspecto de la Voluntad divina que busca inmediata expresión en la tierra. Debido a que el propósito de la Voluntad de Dios trata de ejercer influencia sobre la voluntad humana, indudablemente se expresa en términos humanos de buena voluntad y viviente determinación o firme intención de establecer rectas relaciones humanas.

 

La Voluntad divina, tal como esencialmente es, sigue siendo el gran misterio. Aún Cristo Mismo luchó con el problema de la Voluntad divina, y se dirigió al Padre en el preciso momento que comprendió, por primera vez, la extensión y complejidad de Su misión como Salvador del mundo. Entonces exclamó: “Padre, no mi voluntad, sino la tuya sea hecha”. Estas palabras significaron el abandono de los medios por los cuales Él trataba de salvar a la humanidad. Le señalaron lo que pudo parecer en esos momentos como un aparente fracaso, y que Su misión no fuera cumplida. Ha esperado casi dos mil años para llevar a la fructificación esa misión. Él no puede proseguir con Su misión asignada sin la acción recíproca de la humanidad.

 

Esta invocación es, peculiar y esencialmente, el propio mántram de Cristo que, al ser pronunciado por Él y utilizado por la Jerarquía espiritual, su “sonido se ha difundido” por el mundo. Sus palabras deben ser difundidas ahora en todo el mundo, mediante su pronunciación, por los hombres de todas partes, y su significado debe ser expresado por las masas, a su debido tiempo. Entonces Cristo podrá “retornar a la Tierra” nuevamente y “ver los afanes de Su Alma y quedar satisfecho”.

 

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

En la cuarta estrofa, habiendo ya invocado los tres aspectos o potencias de la Mente, el Amor y la Voluntad, tenemos la indicación de que todos estos poderes se han anclado en la humanidad misma, en “el centro que llamamos la raza de los hombres”. Aquí, y sólo aquí, pueden expresarse, en tiempo y espacio, las tres cualidades divinas y hallar su realización; sólo aquí puede nacer verdaderamente el amor, actuar correctamente la inteligencia, y la Voluntad de Dios demostrar su efectiva voluntad-al-bien. Por medio de la humanidad, sola y sin ayuda (excepto la que brinda el espíritu divino en cada ser humano), puede ser sellada “la puerta donde se halla el mal”.

 

La última línea de la cuarta estrofa quizás necesite una explicación. Es una manera simbólica de expresar la idea de hacer inactivos e ineficaces los malos propósitos. No existe un lugar especial donde reside el mal; el libro de Revelaciones del Nuevo Testamento habla del mal, de la destrucción del demonio y hacer impotente a Satanás.

 

La humanidad mantiene abierta “la puerta donde se halla el mal” por sus deseos egoístas, odio y separatividad, por su codicia y sus barreras raciales y nacionales, por sus bajas ambiciones personales y por su afición al poder y a la crueldad. A medida que la buena voluntad y la luz afluyan a las mentes y corazones, las malas cualidades y energías dirigidas que mantienen abierta la puerta del mal, cederán su lugar al anhelo de establecer rectas relaciones humanas, a la determinación de crear un mundo mejor y más pacífico y a la expresión mundial de la voluntad-al-bien. A medida que estas cualidades superan las viejas e indeseables, la puerta donde se halla el mal, lenta y simbólicamente, se cerrará por el simple peso de la opinión pública y el correcto deseo humano. Nada podrá evitarlo.

 

Así se restaurará el Plan original sobre la Tierra. Simultáneamente, se abrirá ante la humanidad, la puerta al mundo de la realidad espiritual y se cerrará aquella donde se halla el mal. Así, mediante “el centro que llamamos la raza de los hombres”, el Plan de Amor y de Luz se restablecerá y asestará el golpe mortal al mal, al egoísmo y a la separatividad sellándolo en la tumba de la muerte para siempre; así también el propósito del Todo Creador será cumplido.

 

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

Es evidente que las tres primeras estrofas o versículos invocan, demandan o apelan a los tres aspectos universalmente reconocidos de la vida divina: la Mente de Dios, el Amor de Dios y la Voluntad o propósito de Dios; la cuarta estrofa señala la relación de la humanidad con estas tres energías de inteligencia, amor y voluntad, y la profunda responsabilidad de la raza humana de realizar la difusión del amor y la luz sobre la Tierra a fin de restaurar el Plan. Este Plan exhorta a la humanidad a manifestar Amor e insta a los hombres a “dejar brillar su luz”. Luego viene la solemne y final demanda de que este “Plan de Amor y Luz”, desarrollándose a través de la humanidad, pueda “sellar la puerta donde se halla el mal”.

 

La última línea contiene la idea de la restauración, e indica la nota clave para el futuro; que llegará el día en que la idea original de Dios y Su intención inicial ya no serán frustradas por el libre albedrío y la maldad humanas: el materialismo y egoísmo puros; entonces debido a los cambios producidos en los corazones y las metas de la humanidad, el propósito divino será cumplido.

 

 

SIGNIFICADOS MÁS PROFUNDOS DE LA GRAN INVOCACIÓN

Si se divulga ampliamente esta Gran Invocación, podrá ser para la nueva religión mundial lo que el Padre Nuestro ha sido para la cristiandad, y el Salmo 23 para el judío espiritual. Existen tres tipos de acercamiento a esta gran Plegaria o Invocación:

 

  1. Del público en general.
  2. De los esoteristas, o aspirantes y discípulos del mundo.
  3. De los miembros de la Jerarquía.

 

Primero el público en general, la considerará como una plegaria a Dios Trascendente, aunque no Lo reconozca como inmanente en Su creación, y la elevará en alas de la esperanza: esperanza de luz, de amor y de paz, que todos anhelan incesantemente. También será considerada como plegaria para iluminar a los gobernantes y dirigentes de todos los grupos que manejan los asuntos mundiales; como ruego para que fluya amor y comprensión entre los hombres y vivan mutuamente en paz; como demanda para cumplir la voluntad de Dios, sobre la cual la gente nada puede saber y considera tan inescrutable y omnincluyente que su reacción normal es esperar y creer; como plegaria para fortalecer el sentido de responsabilidad humana, a fin de que los reconocidos males actuales – que tanto angustian y confunden a la humanidad – puedan ser eliminados. Finalmente será considerada como oración para restablecer una condición primordial, también indefinida, de beatífica felicidad y desaparición de todo sufrimiento y dolor en la Tierra. Todo esto es bueno y útil para los pueblos y es lo único que puede efectuarse en forma inmediata.

 

Segundo, los esoteristas, los aspirantes y quienes están espiritualmente orientados, lograrán un acercamiento más profundo y comprensivo. Reconocerán el mundo de las causas y a quienes se hallan subjetivamente detrás de los asuntos mundiales, los Dirigentes espirituales de nuestra vida. Ellos están preparados para alentar e indicar, a quienes poseen verdadera visión, no sólo la razón de los acontecimientos suscitados en los distintos sectores de la vida humana, sino también revelarse aquello que permitirá a la humanidad pasar de la oscuridad a la luz. Si se adopta esta actitud fundamental, será evidente la necesidad de difundir ampliamente los hechos subyacentes, iniciándose una era de educación espiritual, ideada por los discípulos y llevada a cabo por los esoteristas. Esta era comenzó en 1875 cuando se proclamó la realidad de la existencia de los Maestros de Sabiduría, prosperando a pesar del escarnio, la negación y las erróneas interpretaciones de la naturaleza sustancial de lo que puede ser corroborado, y la respuesta intuitiva de los estudiantes esotéricos y de muchos intelectuales de todo el mundo.

 

Se está reconociendo un nuevo tipo de místico; difiere de los místicos del pasado porque se interesa en forma práctica por los acontecimientos mundiales y no únicamente por las cuestiones religiosas y eclesiásticas; se caracteriza por la falta de interés en su desarrollo personal, por su capacidad para ver a Dios Inmanente en todo credo, no sólo en su propia y determinada creencia religiosa, y también por la capacidad de vivir su vida a la luz de la divina Presencia. Todos los místicos han podido hacerlo en mayor o menor grado, pero el místico moderno es capaz de indicar a los demás, con toda claridad, las técnicas a seguir en el Sendero; combina mente y corazón, inteligencia y sentimiento, más una percepción intuitiva de que hasta ahora carecía. No sólo la luz de su propia alma sino también la clara luz de la Jerarquía espiritual, iluminan ahora el camino del místico moderno, y esto irá acrecentándose.

 

Tercero, ambos grupos, el público en general y los aspirantes mundiales en sus diversos grados, tienen entre ellos, quienes se destacan de lo común porque poseen una más profunda visión y comprensión; ocupan la “tierra de nadie”, por un lado entre las masas y los esoteristas y, por otro, entre los esoteristas y los Miembros de la Jerarquía. No olvidar que Ellos también emplean la Gran Invocación, y que no pasa día sin que Cristo Mismo la entone.

 

El empleo de esta Invocación o plegaria, más la acrecentada expectativa por la venida de Cristo, ofrecen hoy la máxima esperanza para la humanidad. Egregios Hijos de Dios siempre han venido en respuesta a la demanda de la humanidad y siempre vendrán, y Aquel a quien todos los hombres esperan, está en camino.

 

 

INVOCACIÓN Y ORACIÓN

La ciencia de la invocación constituye, en realidad, la organización inteligente de la energía espiritual y de las fuerzas del amor, y éstas, al ser efectivas, evocarán la respuesta de Seres espirituales Que pueden trabajar abiertamente entre los hombres y establecer así una estrecha relación y constante comunicación entre la humanidad y la Jerarquía espiritual.

 

Podría decirse que la Invocación es de tres tipos. Tenemos la demanda masiva, expresada inconscientemente, y el angustioso llamado que proviene de los corazones humanos en los momentos de crisis como el actual. Este grito invocador se eleva incesantemente de todos los que viven en medio del desastre; va dirigido a ese poder, fuera de sí mismos, y sienten que puede y debería venir en su ayuda en los momentos de aguda necesidad. Esta gran y silenciosa invocación se eleva hoy en todas partes. Tenemos luego el espíritu invocador, evidenciado por los hombres y mujeres sinceros que participan en los ritos de su religión y aprovechan la oportunidad de la veneración y oración unidas, para presentar ante Dios sus demandas de ayuda. Este grupo, sumado a la masa, crea un gran grupo de invocadores que en la actualidad evidencia grandemente su intención masiva y eleva su invocación hasta el Altísimo. Tenemos, finalmente, los discípulos entrenados y los aspirantes del mundo que al utilizar ciertas combinaciones de palabras, algunas invocaciones cuidadosamente definidas, enfocan el clamor y el llamado invocador de los otros dos grupos, proporcionándoles correcta dirección y poder. Estos tres grupos están, consciente o inconscientemente, entrando actualmente en actividad, y su refuerzo unido garantiza la resultante evocación.

 

Por la oración invocadora o aspiración – no importa qué palabras se empleen – son extraídas y puestas en actividad las energías espirituales y, mediante el claro pensar, el pensamiento dirigido y la percepción mental, pueden transformarse en objetivos del deseo humano.

 

Esta Invocación es esencialmente una plegaria que sintetiza el deseo más elevado, la aspiración y la demanda espiritual del alma misma de la humanidad, debiendo utilizarse así.

 

Cuando la emplea el discípulo entrenado o el aspirante en entrenamiento, asume la actitud de meditación, es decir, una actitud de concentración, dirección y receptividad espiritual. Entonces ora y asume la actitud de meditación (actitud mental interna y de firme confianza), pero emplea el método de la oración, medio potente para establecer y mantener correctas relaciones humanas y espirituales. Cuando se halla en actitud de meditación y utiliza la herramienta de la oración (mediante la Invocación), establece una relación con toda la Humanidad, que de otro modo no sería posible, y complementa su reconocida aunque inexpresada necesidad, uniéndose también con la Jerarquía espiritual, evocada por el deseo de la masa humana.

 

Una gigantesca meditación grupal se está llevando a cabo en numerosos y distintos sectores de nuestro planeta. Todos aquellos que meditan y los grupos que reflexionan, están relacionados mutuamente por la unidad del móvil espiritual; buscan una estrecha colaboración y se esfuerzan por llevar su trabajo de meditación, consciente o inconscientemente, a un estado de tranquilidad universal positiva, a fin de que el deseo espiritual sea llevado exitosamente adelante, y la recepción de energía espiritual sea una recepción unida. Se está realizando un gran esfuerzo para obtener ese alineamiento mediante la plegaria, la meditación y la invocación individuales que, a medida que se va fortaleciendo, puede servir a toda la humanidad.

 

Cada uno debe prestar ayuda, regular sus pensamientos y conceptos, cultivar un espíritu amoroso y emplear la Gran Invocación, mediante la cual estas energías y fuerzas espirituales – extremadamente necesarias – pueden ser invocadas.

 

Deben concentrarse sobre la Invocación, teniendo en cuenta el punto de vista de que personifica la intención divina y resume las conclusiones del pensamiento de Dios. Concentrar sobre ello el pensamiento meditativo y su poder reflexivo. Descubrir la idea abstracta subyacente en esta Invocación; está allí para utilizar sus frases como escalones a fin de llegar a ciertos niveles mentales no alcanzados hasta ahora.

 

 

ORIGEN DE LA INVOCACIÓN

La humanidad invoca el acercamiento divino de diferentes maneras: por el llamado vago, inexpresado, o el llamado invocador de las masas; también por la invocación planeada y definida de los aspirantes de mentalidad y orientación espirituales y del trabajador inteligente y convencido.

 

Poca atención se ha puesto sobre el factor invocación, como lo expresan los pueblos del mundo; no obstante, en el transcurso de las edades, el llamado invocador de la humanidad se ha elevado hasta la Jerarquía espiritual y ha traído respuesta. Lo ilustra la declaración espiritual de Shri Krishna, expuesta en el Canto del Señor, el Bhagavad Gita; fue la enunciación que preparó la venida de Cristo. En ese Canto Él dice:

 

“Siempre que haya un quebrantamiento de la Ley y un surgimiento de la ilegalidad en todas partes, entonces Yo me manifiesto. Para la salvación de los justos y la destrucción de los que hacen el mal, para el firme establecimiento de la Ley Yo vuelvo a nacer edad tras edad”.

 

Y Cristo vino en tiempos de desórdenes y de perversidad del Imperio.

 

Otro ejemplo de una invocación notable y muy antigua la tenemos en el Gayatri, donde la gente invoca al Sol con las siguientes palabras:

 

“Revélanos el rostro del verdadero Sol Espiritual oculto por un disco de luz dorada, para que conozcamos la verdad y cumplamos con todo nuestro deber mientras nos encaminamos hacia Tus sagrados pies”.

 

Agreguemos también a ello las Cuatro Nobles Verdades enunciadas por Buda, conocidas por todos nosotros, puesto que sintetizan las causas y fuentes de todas las dificultades que preocupan a la humanidad. Existen muchas traducciones de estas verdades; todas indican el mismo anhelo, llamado y significado. Durante la Dispensación Judía se hizo una declaración referente a la conducta humana en las palabras de los Diez Mandamientos; sobre éstos se ha basado la ley humana y también se han fundado las leyes que rigen las relaciones de los pueblos occidentales. Luego vino Cristo y nos dio la ley fundamental del universo, la ley del amor, y también la oración del Señor (el Padre Nuestro), con su énfasis sobre la Paternidad de Dios, el advenimiento de Su Reino y el establecimiento de rectas relaciones humanas.

 

La humanidad se encuentra hoy en un peculiar y excepcional punto medio entre un pasado desventurado y un futuro lleno de promesas, siempre que se reconozca la reaparición de Cristo y se lleve a cabo la preparación para Su venida. El presente está lleno de promesas y también de dificultades; actualmente y en el presente inmediato, la humanidad tiene en sus manos el destino del mundo – o si puede expresarse así, con toda reverencia – la actividad inmediata de Cristo. La agonía de la guerra y la angustia de todo el género humano condujo al Cristo en 1945, a tomar una gran decisión, manifestada en dos declaraciones muy importantes. Anunció a la Jerarquía espiritual y a todos Sus servidores y discípulos en la Tierra, Su decisión de emerger nuevamente, estableciendo contacto físico con la humanidad, si se llevaban a cabo las etapas iniciales para el establecimiento de rectas relaciones humanas; luego dio al mundo (para ser recitadas por el hombre común) una de las más antiguas plegarias conocidas, pero que hasta ahora sólo se le había permitido utilizarla a los Seres más excelsos. Se dice que Él Mismo la utilizó por primera vez en 1945 durante la Luna llena de Junio, reconocida como la Luna llena de Cristo, así como la Luna llena de Mayo, El Festival de Wesak, es la de Buda. No fue fácil traducir estas frases antiguas (tan antiguas que no tienen fecha ni antecedente alguno) en palabras modernas, pero ello se ha hecho, y la Gran Invocación puede eventualmente ser una plegaria mundial.

 

El pensamiento humano es tan reaccionario que, la afirmación de que constituye una de las más grandes plegarias mundiales, a la par de otras expresiones verbales del deseo y de la intención espirituales, evocará la crítica. Ello no tiene importancia. Solamente unos pocos – muy pocos – emplearon el Padre Nuestro en los primeros días del cristianismo, porque era necesario registrarlo y expresarlo en términos comprensibles, y traducirlo adecuadamente antes de ser utilizado ampliamente. Este esfuerzo llevó siglos. Tenemos hoy todos los medios para una rápida distribución, y han sido empleados para divulgar esta Gran Invocación.

 

Fuente: https://www.lucistrust.org/es/the_great_invocation/the_use_and_significance_the_great_invocation1