Conociendo a los Maestros Ascendidos: El Maestro y Mesias Sananda

sananda-1

 

SANANDA: Es el Mesías de este planeta y uno de los setenta Mesías de este Universo, instructor, conductor de la humanidad terrestre. Por ser hijo del Padre Sirio, le corresponde esta Misión de Luz, plenamente aceptada y realizada. La cumplió magníficamente en sus nueve encarnaciones donde fue: Juno, Numú, Anfión, Antulio, Abel, Krishna, Moisés, Bhuda y Jhasua.

 

El Amado Sananda es un Arcángel del Séptimo Cielo, llamado de los Amadores por la realización del Amor Divino. Se preparó como Mesías en su servicio entre las filas de los Cirios de Piedad, para ayudar en las esferas astrales. Su Rayo Gemelo se llama Lady Nada u Odina, es Mesías de Venus e igualmente fue Cirio de piedad en tiempo muy lejanos.

 

Sananda tiene muy alta evolución y jerarquía en las Esferas de Luz: Es el Comandante Supremo de la Flota Intergaláctica y del Comando Ashtar, la máxima autoridad para los Hermanos Mayores en misión de servicio. Su nave espacial, llamada Estrella, está bajo el mando del Comandante Ashtar Sheran quien, bajo el control de Sananda, se encuentra al frente del Comando que lleva su nombre, en ayuda exclusiva de la Tierra.

 

La Última de las encarnaciones terrestres de Sananda fue como Jesús el Cristo. No toda esa vida contenida en los relatos bíblicos, sino apenas los tres finales años de su ministerio, narraciones que se encuentran bastantes distorsionadas actualmente debido a supresiones e intercalaciones.

 

Resulta absurdo e infantil pensar que “Jesucristo” esta solo encima de un pedestal, en las iglesias o dentro de lo que llaman “sagrario”. Por Ley de Evolución y de eternidad, todo ser que comenzó a vivir, vivirá siempre y seguirá subiendo a niveles mayores, ya que la muerte no existe en su manifestación física. Por ello, el amado Sananda vive en las Octavas de Luz y, desde allí, ayuda a la Tierra que es su heredad. Como Enviado o Mesías, el Padre Sirio lo mandó para conducir a esta humanidad y así lo sigue haciendo. Es uno de los Maestros que dictan enseñanza a través del Foco de Luz de la Obra Ray Sol, con el nombre de “Sananda”, que lo identifica en las Altas Esferas.

 

sananda2

 

JASHUA DE NAZARETH (Jesús El Cristo).- Jhasua es el nombre hebreo del Amado Sananda, Mesías de este mundo a quien la religión conoce como Jesús o Jesucristo. Al traducirlo al castellano, quedo en Jesús. Las palabras “de Nazareth” se refieren al lugar donde vivió y tenía a su familia pues, en aquellos tiempos, no existían los apellidos paternos como en la actualidad y las personas recibían el nombre de los sitios donde habitaban.

 

La vida de Jhasua relatada en la Biblia (Nuevo Testamento) no está completa ni corresponde a la Verdad exactamente, pues hay interpretaciones erradas, intercalaciones y muchas supresiones. Por ejemplo: Solo se conocen los tres últimos años, pero se ignora la infancia y juventud; aunque eso estaba minuciosamente escrito, conservado por los esenios en los archivos de los grandes santuarios existentes en Israel.

 

Jhasua es hijo del Padre Sirio (Su Divina Presencia), Mesías de este planeta, lo cual quiere decir instructor y conductor de la humanidad que lo puebla. Originario del Sistema del Sol Verde (regido por el Padre Sirio) procede del planeta Ciriazul. Es uno de los setenta Mesías de este Universo que fueron los primeros hijos del Padre Sirio.

 

Como ya sabemos, Jhasua encarnó nueve veces en l Tierra para llevar a cabo su misión redentora de ayuda: Fue Juno, Numú, Anfión, Antulio, Abel, Krishna, Moisés, Bhuda y Jhasua de Nazareth. Actualmente, es Jefe Supremo del Comando Intergaláctico y del Comando Ashtar, una de sus ramificaciones. Desde los Altos Planos de Luz, sigue prestando su infinita asistencia a la humanidad terrestre.

 

Su ubicación evolutiva estaba en el séptimo Plano de la Quinta Dimensión, al cual se le llama “Séptimo Cielo”, morada de los Arcángeles más evolucionados: Los Amadores, pero, por sus valiosos y múltiples servicios, ya paso a la Sexta Dimensión de este Universo. Siguen mas niveles, pues el mismo decía: “Muchos grandes seres van delante de mí, a los cuales yo ni mirar pudiera”.

 

Esto significa que la evolución es infinita, siempre ascendente y nunca termina en el eterno vivir que es hoy.

 

Jhasua, hijo de Myriam y Joseph, nació en la ciudad de Belén, no precisamente en un pesebre donde estaban la mula y el buey. María y José se trasladaron a Belén desde su hogar en Nazareth, porque extraños prodigios de luces fosforescentes inquietaban a los vecinos. Con objeto de que el nacimiento pasara inadvertido, buscaron residencia transitoria en casa de unos familiares: Sara y su esposo Elcana, tíos de María, que vivían en Belén. En ese sencillo hogar, nació Jesús, sin mula ni buey, Reyes Magos, estrella en el cielo ni pastores que presenciaran el prodigioso. Siete personas fueron testigos del acontecimiento: Sara, Elcana, Josías, Alfeo y Eleazar (que eran amigos), los esposos José y María, quienes se encontraban en ese sencillo hogar.

 

Jesús se educo entre los esenios, protegido e instruido por la Gran Fraternidad desde temprana edad. Conoció a sus primero Maestros en el Monte Hermón, donde vivió algunos años de su niñez. Posteriormente, visito los Santuarios del Monte Tabor, Quarantana, Monte Carmelo y Moab. En este último, recibió su consagración como Maestro de Divina Sabiduría. Jhasua fue hijo único de María, casada con el honrado artesano José de Nazareth; pero tuvo cinco hijos hermanos hijos de José y de su primera esposa Débora. También, tuvo una numerosa familia, pues sus hermanos se casaron. Apreciaba mucho a su tío Jaime, hermano de su madre, que siempre lo cuidaba en sus necesidades materiales cuando iban de viaje para realizar campañas misioneras. Los hijos menores de José: Jhosuelín y Ana, eran muy afines a él; pero no los hijos mayores que se parecían más al padre. La familia, pese al carácter severo y reservado de José, vivía en forma armoniosa y todos se amaban, tenían una posición social de clase media acomodada.

 

Jhasua no nació en el mes de Diciembre tal como es la tradición celebrar, sino en septiembre. La Iglesia nunca conoció exactamente la fecha de su nacimiento; pero el Emperador Constantino (siglo IV d.C.) fijó el natalicio a finales del mes de diciembre por razones de conveniencia y poder. Durante esas fechas, se celebran las Fiestas Saturninas, populares festejos en reverencia al Sol que el emperador quiso anular por considerar paganos. El fin de año era recibido con mucha alegría desde tiempos atrás y eso quedaba fuera del control de la iglesia, la cual no aceptaba lo que no podía dirigir.

 

La vida de Jesús, desde el mismo instante de su nacimiento, fue conocida, narrada en escritos y crónicas minuciosamente, pero esos escritos eran privados, solo conocidos por los esenios; por lo tanto, permanecían resguardados en los Santuarios. Los primeros cronistas cristianos no llegaron a saber la verdad, pues no era propagada a nivel externo. Si algún fragmento de ella llego a su poder, por más sencillo, ellos lo rechazaban ya que andaban buscando hechos asombrosos que atribuían a un dios sobrenatural y sus mentes no podían entender relatos mayores.

 

También, hubo encubrimiento de lo conocido por parte del alto clero de la época; pero fue en tiempos de Constantino cuando la tergiversación llego a mayor magnitud, ya que el emperador volcó todo a lo externo. Aliado con el poder eclesiástico, jerarquizó la Iglesia, le impulso dogmas y ceremonias, ritos de gran ostentosidad para impresionar multitudes.

 

Ya en los siglos I y II de la Era Cristiana, los verdaderos seguidores de Jhasua de Nazareth eran perseguidos, condenados como herejes; de los esenios, nada quedaba. Al volcarse todo hacia lo externo, la ignorancia y el velo de los siglos fueron sepultando la pura enseñanza del Mesías de la cual, ahora, casi nada queda. Es sabido que él no propagaba sino verdades menores, porque la sabiduría de los Misterios Mayores quedaba rigurosamente preservada en los santuarios esenios de mayor altura.

 

Los padres de Jhasua eran esenios, así como Ana, Jhosuelín, el tío Jaime y otros familiares. También eran esenios los doce Apóstoles. No fueron todos pescadores ni tuvieron un encuentro casual con Jesús. Pertenecían a la Gran Alianza y seguían al Maestro desde muchos siglos atrás. En la planificación previa a esa gloriosa jornada, ellos quedaron incluidos por propia voluntad y merecimientos, puesto que así lo aceptaron.

 

Jhasua tuvo dos entrañables amigos: El africano Faqui y el Príncipe Judá. Existieron los Reyes Magos que no eran tres sino cuatro sabios de Oriente: Melchor, Gaspar, Baltasar y Artaban (Filón de Alejandría). La historia real de ellos es bastante diferente a los relatos bíblicos. Muchas personas amaron a Jhasua sobre todo su llama gemela encarnada en María de Magdala (Lady Nada) en esa encarnación y muchos también lo siguieron en misión redentora. Murió realmente en el Gólgota, en la llamada “Montaña de las Calaveras” (Jerusalén) por los numerosos cráneos de piratas ajusticiados que se veían allí.

 

Jesús realizo muchos prodigios llamados “milagros”. Sus asombrosas curaciones fueron en mayor cantidad y magnitud que las conocidas a nivel bíblico. Como estudiante avanzado de Sabiduría Divina, había desarrollado sus Poderes Internos; además, por ser el Mesías del planeta e hijo del Padre Sirio, lo acompañaban legiones de servidores que formaban la Gran Alianza, unos encarnados y otros no. Los no encarnados respondían inmediatamente a sus invocaciones lo cual, junto con el Gran Poder de su Yo Divino (Divina Presencia) hacia lo posible las mas grandes maravillas. Conocía la Medicina desde milenios y milenios; aunque no manifestó esos poderes curativos en todas sus vidas mesiánicas. Los 700.000 seres de la Gran Alianza siempre estaban con él. Los encarnados eran esenios que los acompañaban.

 

Fuente: Adamerica.

http://miguelangeltarot.blogspot.com.es/search/label/Maestros%20Ascendidos

 

sananda final.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s