Nacimiento De Jesús – 24 de Diciembre por Rubén Cedeño

14202603_1103257109754470_7787788791506305842_n

El 24 de Diciembre se celebra el nacimiento del Maestro Jesús quien descarga la radiación de Luz más poderosa recibida por la humanidad durante todo el año y es la del Nacimiento del Cristo Interior y se concreta a las 12 de la noche, donde podemos afirmar:

 

Jesús vino a la encarnación
en la gruta de Belén
que veas el Cristo nacer
en tu propio corazón.

 

Hacía falta que un ser humano encarnara visiblemente un Cristo Interno para que toda la humanidad tuviera el ejemplo de cómo piensa, siente, habla y actúa un Alma Activa y pudiera proceder de la misma forma y el Maestro Jesús se prestó para esta maravillosa y única misión.

 

Como el día del Solsticio, cuando desciende el “Espíritu de la Navidad”, era una fecha tan sagrada en la antigüedad, el Papa Julio I, en el año 345, con mucha lógica y criterio, la asoció con el nacimiento de Jesús y la colocó en una fecha fijada el 24 de Diciembre.

 

OVALO DE NAVIDAD

La tierra, el país, tu ser personal necesita Paz. El “Ovalo de Navidad Planetario para la Paz Mundial” consiste en la suma de la energía irradiante de todos los seres humanos, la noche de Navidad al hacer la Invocación de la Buena Voluntad Mundial, responsabilidad que reposa en los humanos para la salvación de la tierra, cuando se dice tres veces: “GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS Y PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD” como se escuchó resonando en los cielos la célebre noche del nacimiento del Maestro Jesús.

 

Este decreto hay que hacerlo, ya que hace mucha falta. Trata de que impere la Paz del Alma, el sosiego del Espíritu y la ventura terrenal, para todo aquella “Corriente de Vida” angustiada, enredada en los intríngulis de la pasiones y deseos humanos y que necesita “Buena Voluntad” con sus congéneres humanos, deseando el bienestar, el progreso, de los demás, uniéndose con sus hermanos en el camino de la evolución, siendo una bendición de hermandad y confraternidad para con todos. A esto invita la Noche Buena y la Navidad en general para que los primeros en disfrutarlo y expandirlo sean los seres de “Buena Voluntad”.

 
Dice Alice Bailey:

El llamado es para los hombres y mujeres sensatos y normales que pueden comprender la situación, encarar lo que debe hacerse, y dar su vida para expresar ante el mundo las cualidades de los ciudadanos del reino de las almas: amor, sabiduría, silencio, no separabilidad, no abrigar odios ni partidismos, ni creencias doctrinarias. Cuando puedan reunirse un gran número de hombres así (y se están reuniendo aceleradamente), se cumplirán las palabras del canto de los ángeles en Belén: “En la tierra paz y buena voluntad entre los hombres”. Cuando la conciencia crística se haya despertado en todos los hombres, entonces tendremos paz en la tierra y buena voluntad entre los hombres. Cuando esto ocurra, entonces podrá Dios ser glorificado. La expresión de nuestra divinidad pondrá fin al odio reinante en la tierra y derribará los muros que separan a un hombre de otro, a un grupo de otro, a una nación de otra y a una religión de otra. Donde hay buena voluntad debe haber paz, actividad organizada y el reconocimiento del Plan de Dios, porque ese Plan es síntesis, ese Plan es fusión, unidad y unificación. Entonces Cristo será el todo en todos y Dios Padre será glorificado.

 

Rubén Cedeño

New York, 11-12-2001

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s