¿Y si existe el Renacimiento?

hermandadblanca_org_dalu-620x349.jpg

Este es un tema verdaderamente interesante, basta con pensar en si es verdad que tenemos una vida o muchas vidas para de alguna manera llegar al punto en el que nos es difícil de creer que tuvimos otra vida sólo porque alguien nos lo dice, por dogma o acto de fé.

 

Sin embargo, existen estudios bastante serios al respecto, muchos de ellos se han desarrollado en las culturas de oriente como el Tibet, la India y Nepal en dónde creen en el renacimiento y que son culturas dispuestas a probar la naturaleza y certeza de su convencimiento.

 

En el caso de la figura del Dalai Lama, por ejemplo, que es un ser cuyo desarrollo emocional, mental y espiritual es superior al común del resto de los seres humanos, se puede ver de manera clara que para adquirir tanto conocimiento y sabiduría no lo pudo hacer en una sola vida. Se dice que desde pequeño mostró señales de su avance espiritual como, por ejemplo, el recordar reliquias u objetos que utilizó en sus vidas previas.

 

De hecho para reconocer a la figura del Dalai Lama se empezó analizando las claves que dejó en su vida previa, normalmente antes de morir señalan a los monjes cercanos dónde es que renacerán, dejan señales como coordenadas, de hecho pueden describir hasta el tipo de familia en la que crecerán.

 

Señales de la vida anterior

Una vez muerto el Dalai Lama se comienza con el análisis de las señales que dejó, en estos casos consultan también a oráculos cercanos que son de ayuda en la búsqueda. Es así como, con guías claras, emprenden la búsqueda del Dalai Lama renacido, buscan el lugar, las señales particulares de la familia que en algunos casos describen hasta cuantos miembros de la familia son en total, a que se dedica el padre, de que material está hecha la casa, entre que montañas o valles y si existen ríos o monasterios cercanos.

 

Ya que encuentran el lugar y al niño planifican algunas pruebas para autentificar que en realidad se trata del Dalai Lama, de primera instancia el niño debe reconocer a algunos miembros del conjunto de monjes que le acompañaron en su anterior vida, para eso se cambian de ropas, intercambian malas, se visten como laicos de manera que una vez que establecen contacto con el niño éste note las incongruencias.

 

Personas y objetos de la vida previa

Está documentado que el Dalai Lama, al ser encontrado, reconoció a muchas personas que fueron cercanas en su vida previa, primero cuestionándoles porque no vestían su ropa de monjes, reconoció el mala que utilizaba regularmente en su práctica personal, en algunos casos de lamas renacidos han identificado hasta las dentaduras postizas de su vida previa.

 

Lo que resulta ser de mayor impacto es que llevan consigo a una muy pequeña edad, gran conocimiento, saben de los rituales y enseñanzas avanzadas desde los tres años, se dirigen de manera compasiva, ecuánime, generosa, son niños con un gran acopio de sabiduría, saben meditar y estar en contacto consigo mismos, tienen gran discernimiento y atención mental. Para ser honestos a los tres años la mayoría de nosotros no estábamos tan interesados en el discernimiento o sabiduría como es el caso de éstos grandes maestros.

 

En Nepal se han hecho estudios con niños que recuerdan lugares en los que nunca han estado, hablan idiomas que no se les han enseñado o también saben nombres de personas que viven en otros lugares con mucha precisión. Una gran cantidad de personas han sido estudiadas y los hallazgos son asombrosos, por ejemplo, han llevado a los niños con las personas que dicen conocer y al estar en contacto con ellas dicen una gran cantidad de detalles como las palabras de cariño con las que se solían llamar, o lugares dónde escondían sus cosas más preciadas, las historia privada y personal de cada miembro de la familia, y hasta rasgos como cicatrices o marcas resultado de accidentes mientras estaban en su vida previa.

 

Conocimiento y Desempeño Avanzado

Existe mucha bibliografía sería al respecto, de alguna manera basta con preguntarse porque niños como Mozart tocaban de manera magistral sin instrucción formal previa, muchos lo atribuyen al conocimiento que proviene de otras vidas previas.

 

Esto es como todo una tarea de profundo estudio y observación, sin embargo cuando has leído lo suficiente encuentras que de alguna manera tiene sentido y para los meditadores avanzados les es mucho más fácil observar la naturaleza continúa de la mente que en ningún momento muere o se desvanece…solamente se transforma.

 

 

AUTOR: Pilar Vázquez, colaborador de la gran familia de la Hermandad Blanca

 

Fuente: http://hermandadblanca.org/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s