Vida Milagrosa: La Varita Mágica Para Hacer Milagros

varita-de-sauco-dumbledores-elder-wand-588-MEC2647655718_042012-F.jpg
Ese día en que te levantes sintiendo el corazón oprimido, la ansiedad en crecimiento, el futuro borroso, es el mismo día en que esta lección será tu hilo conector y salvador: Todo ese miedo acumulado no existe. Solo existe el amor. Y existe también una varita mágica que enfoca ese amor y lo transforma en milagros.
 
Lo opuesto del amor no es el odio, sino el miedo. El miedo es el sentimiento que opaca la luz del amor con que está compuesto tu ser. Si examinas cada una de tus emociones negativas, encontrarás el miedo en su raíz.
 
Piénsalo: Sientes odio por la persona que te hizo daño porque tienes miedo a que vuelva a hacerte daño. Sientes desprecio por el político corrupto porque sientes miedo a las consecuencias que sus acciones pueden tener en la sociedad en que vives. Sientes enojo con tu pareja, porque tienes miedo a perder al ser que amas. Sientes frustración con tu hijo porque tienes miedo a que sus errores dañen su futuro.
 
Pero hay algo más allá de esa raíz de miedo. Y ese algo es el amor. No puedes odiar a quien nunca amaste. No puedes despreciar a quien no tiene un lugar que admiras. No puedes enojarte con quien no tiene importancia en tu vida. No puedes frustrarte con quien no te importe. El amor es la tierra que sostiene todo lo que crece en ti porque el amor es la fuente original. Amor es también el nombre de Dios.
 
Es el mensaje que permea el ambiente espiritual de este siglo porque combina la esperanza y la compasión con el perdón y la aceptación. Es un mensaje que repite: “No existe el pecado, solo el error de la percepción”.
 
Marianne Williamson le llama “varita mágica” al poder para cambiar la percepción que posee todo ser humano. Ver todo a través del velo del amor transforma la percepción pues ilumina la realidad y alumbra esos lugares que el miedo ha oscurecido.
 
Esa varita mágica, cambiadora de la percepción es, según Marianne Williamson, “un principio, una intención, un pensamiento enfocado”. Cuando ese pensamiento enfocado es negativo, crea cosas malas, pero cuando está cargado de amor o del “poder iluminado de la mente cuando está unida al corazón” ocurren los milagros.
 
Ella propone que nuestra tarea como seres humanos es manejar las fuerzas del amor y aplicarlas de maneras prácticas.
 
“Si piensas que no puedes, no puedes. Si piensas que puedes, tal vez puedas. Si piensas que Dios puede, estás en camino a una vida de triunfo espiritual… No trabajamos los milagros personalmente, en vez de eso, los milagros ocurren a través de nosotros a la vez que abrimos más profundamente nuestros corazones al amor.”
 
¿Cómo se abre el corazón para que ocurran los milagros? Con la varita mágica. Cambiar los pensamientos es abrir camino al amor de Dios y a la transformación del miedo en paz.
 
Si, por ejemplo, tienes un problema con una amiga. Te dijo o te hizo algo doloroso que te hiere o te enoja cada vez que te acuerdas de la situación. Y cada vez que piensas en eso vives una vez más esos momentos dolorosos que no terminan nunca porque existen en tus pensamientos. ¿Qué puedes hacer?
 
Lo primero es darte cuenta de que esos pensamientos existen. Es posible que estén llegando a tu mente sin barrera alguna, que se hayan hecho dueños de ti. Si reconoces que existen, entonces puedes primero identificarlos y detenerlos, y luego, cuando tengas más control sobre ellos, cambiarlos.
 
Para cambiar esos pensamientos dolorosos y recurrentes, lo mejor es contrarrestarlos con amor. ¿Te llega un pensamiento doloroso que te hace sentir mal? Pide a Dios inmediatamente que te envíe a su Espíritu Santo a corregir tus pensamientos. Haz una oración por la persona o situación que te molesta y bendícela. Eso neutralizará las emociones y con el tiempo y la práctica encontrarás el perdón.
 
El perdón es un proceso y no una acción. Existe, por supuesto, la acción de pedir o dar perdón, pero aunque es importante, no siempre entras en estado de perdón o redención de inmediato. Los pensamientos recurren y el dolor continúa. Depende de ti si tomas el control de tus pensamientos cuando el dolor y el miedo te ataquen.
 
Con el tiempo, si dejas ir, envías bendiciones y pides la ayuda del Espíritu Santo, notarás que el estado de perdón ya reina en tu corazón. Tu varita mágica ya está funcionando.
1960048_680875658620325_2005735661_n.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s