Nacimiento y Crecimiento

elegimos-600x400

Antes de cada encarnación debemos realizar cuidadosos preparativos junto con nuestros Guías Espirituales. En primer lugar se escoge un lugar adecuado sobre la Tierra en términos de país y comunidad, los cuales brindarán el apoyo económico y social adecuado para las lecciones que deberán ser aprendidas.

 

En segundo lugar, los padres se escogen con igual cuidado para que puedan brindar el medio adecuado para el aprendizaje y el crecimiento del alma; pueden ser ‘viejos amigos’ con quienes uno ha tenido una conexión cercana en vidas pasadas, quizá ser miembros del mismo Grupo de Almas.

 

En tercer lugar, se planifican los sucesos esenciales y los ‘lugares de encuentro’ para que ocurran en diversos momentos de nuestra próxima vida, sucesos que brindarán las oportunidades de aprendizaje necesarias para las lecciones específicas que deben ser aprendidas. Y, finalmente, se escoge astrológicamente el momento exacto del nacimiento para proveer las influencias planetarias correctas para esa próxima vida.

 

“No solamente escoges el cuerpo en el que vas a reencarnar, los padres que te van a concebir, las influencias planetarias bajo las cuales vas a nacer, el país en el que vivirás, tu modo de vida y la persona con quién te casarás, también escoges el momento de tu muerte y la manera en que vas a morir.”

 

[“The Master RAMALA, canalizado por el Ramala Centre, Glastonbury]

• Los principios básicos de preparación para la encarnación, esto es, cuando revisamos y escogemos nuestras vidas por anticipado, basados en las lecciones que deberán ser aprendidas y las pruebas por las que habremos de pasar, son confirmados por muchos profesores y maestros de forma consistente. Este proceso es descrito de nuevo por Ripley Webb en el libro ‘Full Cycle’, a medida que Michael, asistido por su Guía Espiritual, Tendor, se prepara para su siguiente encarnación sobre la Tierra:

“Tendor presentó a Michael al Consejero Espiritual que había llegado para darles la bienvenida. El Consejero miró a Michael fijamente y luego sacó unos extraños mapas que parecían contener el progreso de Michael, algo similar a un horóscopo. Eso no tenía ningún sentido para Michael, sin embargo, de ahí, el Consejero pudo darle un reporte claro y lúcido de sus habilidades y debilidades, sus conquistas y derrotas, todo lo que representaba su progreso hasta ese momento.

“De la misma fuente, el Consejero interpretó el tipo de problema con el que seguramente Michael iba a toparse según su destino, y explicó el curso de una encarnación que probablemente le brindaría las lecciones que más necesitaba.

“Tu destino está inscrito en nuestros archivos y mediante el proceso de selección extraeremos una encarnación que, según el destino, sigue la línea que promete darte lo que requieres. Cuando veas ese archivo en unos momentos podrás juzgar si crees que estás listo para enfrentarte a las dificultades que éste ofrece; si no lo estás, entonces encontraremos algo más fácil”.

“Poco después, en el lado opuesto de la habitación, una pantalla quedó iluminada por unos rayos. Michael, cautivado, observaba un número de hilos de diferentes colores que se movían sin cesar a lo largo de la pantalla en lo que parecía ser un telar o una máquina tejedora. Del otro lado del telar aparecía una pieza de material ya terminado, tejido en elaborado patrón a partir de esos hilos multicolores.

El Consejero Espiritual hacía comentarios de manera continua a medida que las imágenes se sucedían. Mostró a Michael el hilo que representaba la encarnación que le había sugerido previamente.”Esto muestra lo que tendrías que realizar durante tu encarnación. Aunque lo que realmente alcances puede ser algo totalmente diferente. No puedes escapar a tu destino, pero eres el dueño de la manera en la que vas a manejar ese destino y el tiempo que te tomará lograrlo.”

 

[“Full Cycle” por Ripley Webb – Marcous Books, Queensville, Ontario, Canadá]

• A partir de la revisión de los errores y logros pasados, y la planificación de la siguiente encarnación, se inicia la preparación del complejo proceso del nacimiento físico, a medida que el alma empieza a tener un contacto espiritual con el aura de la Tierra y, en particular, con sus nuevos padres.

“El alma que ha decidido encarnar ya le ha preguntado y ha obtenido respuesta de las almas de sus padres escogidos. Antes del tiempo de la concepción, porque el nuevo ser sabe cuándo va a ser concebido, se acerca con su cuerpo astral al aura de la Tierra, y en particular, a las auras de sus padres. Espera en esa forma Astral el momento de su concepción. Observa a sus futuros padres conforme viven sus vidas en el Plano Físico.

En el momento de la concepción, las tres almas se unen en el Plano Astral. Es como una reunión, un momento de celebración. Pero hay muy pocas personas sobre la Tierra que estén conscientes de esto.

Una pequeñísima fracción del alma que va a nacer más tarde reside dentro de la semilla de aquella unión. Durante los siguientes meses, a medida que el cuerpo del feto crece dentro del vientre de su madre, de la misma manera una pequeña fracción del alma empieza a aumentar hasta que, en el momento del nacimiento, una séptima parte del alma está ya en el cuerpo del bebé.”

 

[The Master RAMALA, canalizado por el Ramala Centre, Glastonbury]

• El alma empieza ahora su propia y cuidadosa preparación para el proceso físico del nacimiento, como nos cuenta la historia de Michael, canalizada por Ripley Webb: Michael ahora está a punto de nacer dentro del nivel físico de la Tierra, y su propio guía espiritual, Tendor, lo ha llevado a la contrapartida espiritual de la clínica de maternidad de la Tierra…

“Michael fue autorizado a deambular a voluntad a través de las salas y los terrenos de la clínica, y se sorprendió al ver lo complicado que era este acercamiento al nacimiento físico. Se debía asistir a conferencias en donde se le daba mucha información. Aprendió que una culminación exitosa dependía de varios factores. El más importante era el hecho que esto es un asunto de cooperación entre la madre y el hijo. Es esencial para la embarazada mantener el mejor estado de salud posible y cuidar de su cuerpo durante este tiempo. También descubrió, para su sorpresa, que él mismo podía ejercer un efecto considerable sobre el cuerpo del embrión que estaba siendo construido para su uso. Se le pidió concentrarse en determinados momentos sobre este aspecto únicamente, para dirigir su pensamiento hacia la perfección de lo físico y la asimilación correcta de la sustancia atómica dentro de esta pequeña forma.

Se le mostraron ejemplos de las dificultades que podrían tener lugar si una embarazada descuidaba su estado, o si se resistia a la idea de su maternidad, ya fuera por miedo o por falta de deseo. Peor aún era la situación en donde había que enfrentarse a una enfermedad grave o un cuerpo cuya envoltura etérica quedaba distorsionado por los narcóticos u otros abusos. En estos casos el espíritu que se está encarnando tiene una experiencia muy azarosa, en la que usualmente está postrado durante todo el período de gestación. En ocasiones el intento debe abandonarse porque la futura madre hace mal uso de su cuerpo. El desafortunado espíritu lucha hasta el final para encarnar con el objeto de establecer aunque solo sea una breve relación con su vida física; en caso de fracasar es forzado a desistir en su unión con ese cuerpo embrionario y volver a su vida como Espíritu una vez más. Todo el proceso de selección y preparación debe ser repetido. Generalmente, cuando las dificultades son muy acusadas, el espíritu ha aceptado deliberadamente los riesgos, sabiendo que si los vence puede progresar aún más rápidamente.

A medida que el tiempo pasaba, Michael empezó a sentir la atracción magnética de la Tierra. Comenzó a manifestarse como una atracción hacia abajo, en los pies, muy parecida a la atracción de la gravedad, excepto que él estaba más consciente de ello. Era apenas perceptible al principio, pero conforme pasó el tiempo aumentó hasta un grado incómodo. Se dio cuenta que el uso de una clínica como esta era casi imperativo si se tenía que evitar una desgracia. Se sintió aliviado al escuchar de boca de su Doctor Espiritual que en su caso se anticipaba un nacimiento perfectamente normal, ya que su madre era una mujer inclinada a lo espiritual y la idea de su llegada era una fuente de alegría para ambos padres. Michael pensó compasivamente en los espíritus desafortunados a su alrededor, muchos de los cuáles ya estaban conscientes de que iban a ser visitantes no bienvenidos en el círculo familiar que los esperaba, que tenían una ínfima oportunidad de experimentar el amor que tanto deseaban sentir”.

 

[‘Full Cycle’ por Ripley Webb – Marcus Books, Queensville, Ontario, Canadá]

• “En el momento del nacimiento, conforme el bebé abandona el aura de la madre y se le corta el cordón umbilical, desde el éter le llega a ese infante la Chispa Divina del Alma que da energía al bebé y le inicia en su camino. El alma ha empezado a cumplir con su destino y las lecciones que deben ser aprendidas entran en acción en ese momento.”

 

[The Master RAMALA, canalizado por el Ramala Centre, Glastonbury]

• Cada alma encarnada seguirá ahora su sendero individual a través de la vida, basándose en el guión previamente aceptado y predestinado, aunque los detalles y el resultado final dependerán de las reacciones de esa alma y de su respuesta a los retos con los que se irá enfrentando.

 

Libro I: EL ALTO CONOCIMIENTO ESPIRITUAL
(5ª edición – 1999) por Lawrence & Michael Sartorius (a excepción de notas acreditadas)
Traducción: Martha Sánchez Llambi
ballenas2012@prodigy.net.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s