LOS SABBATS O CELEBRACIONES

wicca_rueda

Todas las religiones tienen calendarios sagrados que contienen días de poder o fechas asociadas con divinidades, los practicantes de la Wicca no son la excepción.

La mayor parte de ejecutamos rituales religiosos por lo menos 21 veces al año: 13 celebraciones de Luna llena (Esbats) y 8 festividades solares (Sabbats).

Cuatro de estos días (o más bien noches) están determinados por los solsticios y equinoccios, los comienzos astronómicos de las estaciones. Los Otros cuatro Sabbats están basados en antiguas fiestas populares.

Los rituales dan estructura y orden al año wiccan y también nos recuerdan el interminable ciclo que continuará mucho tiempo después de nuestra muerte.

Estos tiempos son tiempos para celebrar; para regocijarse con los dioses y tener un buen momento. En un Sabbat no se hace ningún trabajo de magia, a menos que por ejemplo se necesite una curación.

Los Sabbats nos cuentan la historia del Dios y la Diosa, de su relación y los efectos que esto tiene sobre la fructuosidad de la tierra.

Con palabras simples se puede decir que el dios predomina en el invierno (la mitad “oscura” del año) y la diosa predomina en verano (la mitad “clara” del año).

En ninguna de las dos mitades del año se debe pensar que una deidad es suprema (sin su compañero), la palabra clave es predominante. En otras palabras: se hace énfasis en uno de los dos pero no hay una exclusión total del otro.

También deberá recordarse que cada deidad (como con todos los individuos) tiene atributos tanto masculinos como femeninos.

Los Sabbats se dividen en dos grupos. Los Sabbats Mayores y los Sabbats Menores.

SABBATS MAYORES.

Estos Sabbats son festivales de naturaleza estacional, más específicamente solar, y por lo tanto son épocas para la celebración general, con el dios y la diosa debidamente honrados. Los 4 Sabbats mayores son:

1. Samhain.

El Wiccan se despide del Dios. Este es un adiós temporal, él no está envuelto en la oscuridad eterna, se prepara para renacer de la diosa en Yule (esto es uno de los misterios wiccanos llamado tomb – womb o sea tumba – matriz, es decir que el Dios al morir regresa a la matriz de la Diosa para renacer). Samhain es el momento del año para liberarse de las debilidades. Los asistentes debían llevar un pedazo pequeño de pergamino sobre el cual habían escrito las debilidades o los malos hábitos que les gustaría perder. Samhain es un tiempo de reflexión, de mirar hacia atrás el último año, de adaptarse al único fenómeno de la vida sobre el cual no tenemos control -la muerte- Los wiccanos sentimos que en esta noche es mínima la separación entre la realidad física y espiritual, recordamos a nuestros ancestros y a todos los que han partido.

2. Imbolc.

Recuperación de la diosa después de dar nacimiento al Dios. Los alargados días de luz despiertan, el Dios es un joven fuerte y su poder es sentido en los días más largos .El calor fertiliza la tierra (a la diosa) y hace que las semillas germinen. Temprano inicio de la primavera. Este es un Sabbat de purificación después de la vida reclusa del invierno, través del renovador poder del sol, también es una fiesta de luz y fertilidad (se le conoce como “fiesta de las luces”), una vez señalada en Europa con enormes llamaradas, antorchas y fuego en toda forma. Para nosotros el fuego representa nuestra propia iluminación e inspiración tanto como luz y calor. Esta es una de las épocas tradicionales para iniciaciones en congregaciones y de este modo, rituales de auto-dedicación, pueden ser desarrollados o renovados en este tiempo.

3. Beltane.

Es el surgimiento del joven Dios en la virilidad. Incitado por las energías trabajando en la naturaleza. Él desea a la Diosa. Se enamoran, se acuestan entre las hierbas y flores y se unen. La Diosa queda embarazada del Dios. Los wiccanos celebramos el símbolo de su fertilidad en un ritual. Los mayos (árboles adornados con cintas), símbolos fálicos, eran el punto focal de los antiguos rituales en aldeas inglesas. Beltane marca el regreso de la vitalidad, la pasión y la esperanza consumadas.

4. Lughnasadh.

Es el tiempo de la primera cosecha, cuando las plantas de primavera se marchitan, y caen sus frutos o semillas para nuestro uso, además de asegurar futuros cultivos. Así también el Dios pierde su fuerza mientras el sol sale más al sur cada día y las noches se hacen más largas. La Diosa observa con alegría y tristeza como el Dios está muriendo y sin embargo vive dentro de ella como su hijo. Esta celebración es conocida también como LAMMAS. Mientras pasa el verano, los wiccanos recordamos su calor y generosidad en el alimento que comemos. Cada comida es un acto de conexión con la naturaleza.

SABBATS MENORES.

Es importante aclarar que los Sabbats Mayores y los Menores son igual de importantes.

A la diosa se le honra con las fases de la Luna y al Dios con ciertas fases del Sol. Estos son los Sabbats Menores que ocurren en el solsticio de verano y de invierno, y en el equinoccio de otoño y de primavera.

Cabe destacar que la fecha de estas celebraciones varían cada año. Los Sabbats menores son:

1. Yule

La Diosa da nacimiento a un hijo, El Dios, en navidad, hay que aclarar que esta celebración NO es una adaptación del cristianismo. El solsticio de invierno por mucho tiempo ha sido visto como una época de nacimientos divinos. Los cristianos simplemente lo adoptaron para su uso en 273 A.C. Aquí se presenta la mayor oscuridad y es el día más corto del año. Los wiccanos a veces celebramos Yule justo antes del amanecer, luego observamos la salida del Sol como un final apropiado, ya que el Dios también es el sol, esto marca el momento del año cuando el sol también renace. La diosa ha permanecido inactiva a lo largo del invierno de su parto, descansa después del alumbramiento. Para los wiccanos esta celebración nos recuerda que después de la muerte nos espera el renacimiento.

2. Ostara.

Las energías de la Naturaleza cambian sutilmente, de la inactividad del invierno a la exuberante expansión de la primavera. La Diosa cubre a la tierra de fertilidad, saliendo de su sueño, mientras el Dios crece hasta la madurez. Pasea por los verdes campos y se deleita en la abundancia de la naturaleza. En Ostara las horas del día y la noche son iguales, la luz está reemplazando a la oscuridad; la Diosa y el Dios incitan a las criaturas salvajes de la tierra para que se reproduzcan. Este es un tiempo de comienzos, de acción, de sembrar hechizos para futuras ganancias y cuidar jardines rituales.

3. Litha.

En Litha los poderes de la naturaleza alcanzan su punto más alto. La tierra está inundada de la fertilidad del Dios y la Diosa. En el pasado, se saltaba sobre hogueras para estimular la fertilidad, la purificación, la salud y el amor. Una vez más el fuego representa al sol, festejado en este tiempo de las más largas horas de luz diurna.

4. Mabon.

El equinoccio de Otoño es la terminación de la cosecha iniciada en Lughnasadh, una vez más el día y la noche son iguales. El Dios se está preparando para salir de su cuerpo físico y empezar la gran ventur en lo invisible, hacia la renovación y el renacimiento. La naturaleza decae, disminuye su generosidad, preparándose para el invierno y su tiempo de descanso. La Diosa cabecea en el sol que se debilita, aunque el fuego arde dentro de su matriz, siente la presencia del Dios incluso mientras Él decae.

Hemisferio Norte

rueda

Hemisferio Sur

rueda_anual_big

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s