Equinoccio de Otoño y Mabon

EQUINOCCIO DE OTOÑO, CELEBRACIÓN DE ABUNDANCIA

El Equinoccio de Otoño ocurre en septiembre, para los habitantes del Hemisferio Norte, y en marzo para los habitantes del Hemisferio Sur.

Los antiguos pueblos paganos celebraban el cambio de estaciones con rituales, que les permitían revivir la conexión con deidades benefactoras, las fuerzas de la Naturaleza y la energía de presente en determinada época del año.

Uno de los festivales más importantes era el Equinoccio de Otoño, festividad que marcaba el momento de la segunda cosecha y el inicio de los preparativos para la llegada del Invierno.

En la actualidad, la tradición de celebrar el Equinoccio de Otoño ha sido retomada por los practicantes de Magia Wicca y otras corrientes neopaganas, quienes perciben la fecha como un momento propicio para rituales de gratitud y abundancia.

LOS MITOS DEL EQUINOCCIO DE OTOÑO

Para la comunidad wiccana, el Equinoccio de Otoño recibe el nombre de Mabón, y hace referencia al momento en que los días y las noches tienen la misma duración. Asimismo, dentro de su mitología, el Equinoccio de Otoño se contempla como la época de la muerte del Dios.

Recordemos que los practicantes de Wicca, creen en la existencia de la Divinidad representada en una pareja de Dioses (principios masculino y femenino); y en el ciclo de vida – muerte y renacimiento, por lo que la muerte del Dios, no es asumida como algo permanente: Él renacerá nuevamente en Yule (Diciembre).

Otro de los mitos asociados al Equinoccio de Otoño, y conmemorados en esta época por religiones neopaganas, hace referencia a la leyenda de la diosa Perséfone y su retorno anual al Inframundo junto a su esposo Hades (Plutón), dios de la Muerte y la Riqueza.

En la mitología griega, Perséfone era la hija de Zeus, dios supremo, y Deméter, diosa de la tierra y la alimentación. Fue raptada por Hades y convertida en su esposa. Su madre dejo que la vida en la tierra se secará, hasta que Perséfone regresará a su lado. Humanos, animales y plantas languidecían de hambre.

Ante esta situación, Zeus ordenó la devolución de Perséfone, lo que fue acatado por Hades, pero no antes que la joven comiera granadas del Inframundo. Esto la obligaba a volver por un período determinado, cada año.

Es así como Perséfone pasa con su madre los meses de primavera y verano, pero en otoño comienza a prepararse para descender con su esposo.

Deméter se entristece y las hojas de los arboles caen, como sus lágrimas, mientras despide a su hija hasta la próxima primavera. El invierno ha llegado.

RITUALES DEL EQUINOCCIO DE OTOÑO

El Equinoccio de Otoño es un momento de gratitud, orientado hacia los objetivos materiales logrados. Cuando trabajamos con el principio de la gratitud en nuestra vida, abrimos las puertas de la abundancia y la prosperidad.

Un sencillo ritual, propicio para conectar con esta energía durante el Equinoccio de Otoño, comprende preparar una cena a base de cereales, frutas y verduras. Se evitan las carnes, por la conmemoración de la muerte del Dios y la despedida de la diosa Perséfone.

Una vez preparada la mesa, con los elementos naturales, antes de iniciar la cena se procede con una plegaria de acción de gracias, por todas las bendiciones recibidas durante el año, y las que se esperan para el próximo.

Este ritual puede hacerse en solitario o cada miembro de la familia puede manifestar las situaciones por las que está agradecido. Al agradecer lo que está en tu vida, incluso las oportunidades de contraste, elevas tu vibración energética y te abres a la abundancia. De igual forma, al agradecer lo que tendrás, te conectas con su energía y ayudas a atraerlo hacia el plano material.

Fuente: WEMYSTIC

http://www.wemystic.es

Historia y poderes del Dios Odín: El dios nórdico de la guerra y la magia

Odin,_der_Göttervater.jpg

 

El principal dios de la mitología nórdica es Odín, también conocido como Wotan o Woden, y su rol en el desarrollo social de las regiones del norte es sumamente complejo.

 

Es el dios de la sabiduría, de la guerra y de la muerte. Pero también es el dios de la profecía, la victoria, la magia y la poesía.

 

Reside en Asgard, en el palacio de Valaskjálf que él mismo edificó y en donde se encuentra su trono, el Hilóskjálf. Sentado allí puede observar lo que sucede en cada uno de los nueve mundos.

 

 

Historia del Dios Odín

 

Cuando estaba en la batalla, Odín blandía su lanza llamada Gungnir y montaba a Sleipnir, su corcel de ocho patas.

 

Era hijo de Bor y de la gigante Bestla. Hermano de Vili y Vé, esposo de Frigg y padre de muchos de los dioses: Thor, Balder, Vidar y Váli.

 

Era el dios de la guerra y el encargado de enviar a las walkirias a recoger los heroicos guerreros muertos en batalla, los einherjer, que junto a él se sientan en el Valhalla desde donde preside todos los banquetes.

 

Cuando llegue el final de los tiempos, será Odín el que guiará a los demás dioses y a todos los hombres en contra de las fuerzas del caos, en la batalla del fin del mundo, el Ragnarök.

 

Pero en esa batalla el dios morirá y será devorado por el feroz lobo Fenrir. Será Vidar quien le mate, le desgarre las fauces y le coloque un pie en la garganta.

 

El propio Odín decía: “El lobo gris amenaza la morada de los Dioses” refiriéndose a Fenrir, que será quien le mate en Ragnarök, demostrando su inquietud y uno de los motivos más importantes de sus cambios de humor.

 

 

El poder de Odín

 

Odín estaba casado con tres mujeres y cada una de ellas simbolizaba una parte de la tierra:

  • Frigg simbolizaba la tierra cultivada y con ella tuvo tres hijos: Balder, Hoder y Hermod.
  • Jörd simbolizaba la tierra dshabitada y con ella tuvo a Thor y a Meili.
  • Ring simbolizaba la tierra invernal y helada. Con ella tuvo a Vali.

 

Pero su poder era absoluto pues también era el padre de los primeros humanos, Ask y Embla.

 

 

Odín, Dios de la Guerra y el Conocimiento

 

Odín recompensaba siempre a sus guerreros intrépidos y es por ello que encarna el espíritu de superación personal.

 

El dios Odín era considerado el dios más sabio de todos y para serlo, tuvo que superar ritos iniciáticos muy agotadores. Sacrificó su ojo derecho para poder beber del pozo de Mimir y así acceder a la sabiduría universal.

 

Es por este motivo que Odín es el dios del conocimiento del pasado. Gracias a sus dos cuervos y su trono puede conocer el presente y por el don de ver el destino de los hombres, que le enseñó la diosa Freyia, también puede saber del futuro.

 

 

Odín, Dios de la Poesía y la Magia

 

Odín bebió hidromiel de la poesía y se convirtió en el inspirador de todos los poetas. También conoció el secreto de las runas.

 

Entendía cualquiera de los caracteres tallados en la madera o en la piedra, en las hojas de las espadas, en los vasos de los caballos y sabía que eran el origen de todo el conocimiento y de toda la fuerza.

 

El Dios era aterrador para sus enemigos, ya que era un experto en el arte de la transformación. Tenía el poder de ensordecer, cegar o provocar el pánico en sus contendientes o transformar objetos simples como las ramas de los árboles en armas mortales.

 

Nadie era capaz de arrojarle una lanza sin que no la detuviera con solo mirarla. Todas sus habilidades en la guerra tenían como base la Magia, que sumada a sus conocimientos de poderosos hechizos, le hacían invencible y todopoderoso.

 

Visto en Web Mitología, por Pedro, redactor de la Hermandad Blanca

 

http://www.webmitologia.com/ dioses-odin.html

 

Fuente: https://hermandadblanca.org